Banco Nación

Con los colegas y amigos de Bordó, Andrea Ramos y Eduardo Pinheiro, desarrollamos el rebranding del Banco de la Nación Argentina.

Situación y demanda
El Banco de la Nación es el banco más grande del país, con la mayor presencia territorial y una actividad fuertemente condicionada por su función social (pago de jubilaciones, cuentas sueldo públicas, atención de planes sociales, etc.). Al mismo tiempo, compite con la banca privada en el resto de los servicios y productos bancarios. En ese marco y junto con transformaciones de sus sistemas informáticos, su calidad de atención, y la ampliación de su red de sucursales, el Banco nos pidió desarrollar una actualización de su identidad visual compatible con este nuevo impulso.

Redefinición y objetivos
El Banco Nación es una marca sumamente reconocida y que cuenta con un masivo arraigo entre su personal. Frente a los vaivenes de la historia económica argentina, el Banco ha emergido como una institución emblemática, sólida y permanente tanto para el público como para sus empleados que la vivencian como propia y querida. Por ese motivo se consideró apropiado que el cambio de marca gráfica fuera solamente un upgrade, sin modificaciones disruptivas y la operación más radical fuese sobre la síntesis del nombre. El resto de la comunicación se trabajó procurando un ordenamiento que facilite la interacción con el usuario y preservando los atributos que diferencian la banca pública de la privada.

Proyecto y resultados
Trabajamos en intensa colaboración con el directorio del Banco para desarrollar cada uno de los puntos de contacto entre la institución y el público, desde los espacios físicos hasta los materiales gráficos. En la nueva marca gráfica, sigla BNA mantiene el reconocimiento al tiempo que permite un mejor uso del espacio y opera mejor en los soportes móviles. Se completa con la propuesta del eslógan “PRESENTE” que da cuenta de manera polisémica del perfil del Banco: Estado presente desde su función social; amplia y creciente presencia territorial; voluntad irrenunciable de continuidad en el país; vocación proactiva de servicio.Se intervino también en las sucursales, desde las cenefas hasta el diseño de mobiliario; incluyendo fachadas, señalética, área 24hs., ambientación, mamparas y soportes informativos. El sistema señalético fue concebido para ser aplicado en soportes de enorme diversidad dado lo disímil de las sucursales a lo largo del país. Y en tanto el Banco posee varias sucursales caracterizadas como edificios históricos, fue necesario desdoblar la propuesta para que pudiera implementarse tanto en edificios contemporáneos como en aquellos donde no es posible realizar modificaciones. El sistema de identificación visual, se actualizó a través de una redefinición de la paleta cromática, un planteo estructural afín a los soportes digitales y el rediseño de todos los materiales como folletería institucional y publicitaria, plásticos (más de veinte variedades de tarjetas), formularios, afiches y gigantografías, promociones y beneficios, etc.

Colaboraron en este proyecto: Yanel Bottini, Elena Abugauch, Mariela Divicenzi, Francisco Ramos, Gustavo Marinic.