21/06/2015

Ser o no ser…

Normalmente, no me sucede que los clientes pregunten qué formación académica tengo. Tal vez porque antes de contratar ya se han ocupado de averiguarlo, o más probablemente porque el mundo corporativo está acostumbrado a que un ingeniero pueda hacer un plan de negocios o que un contador dirija una empresa tecnológica. En tanto los objetivos se cumplan (y los resultados acompañen), el grado universitario tiene una relevancia relativa  (y esto será así cada vez más).

En cambio, me sucede con mucha frecuencia que mis colegas me pregunten: “-Ahhh… pero…¿vos sos diseñador?”. Y es interesante reparar en el desconcierto que expresa el “Ahhh… pero…”, que significa ni más ni menos: -Si te dedicás a la gestión integral de proyectos, realizás asesoramiento estratégico, o entendés algo de negocios, me esperaba que tuvieras otra profesión.

No deja de asombrarme la restrictiva idea que los diseñadores tienen sobre su propia tarea.

Mail Linkedin Tags
8 .+
09/06/2014

Inflación galopante

Cuando hablamos de inflación, pensamos ante todo en la economía, pero no está mal prestar atención también a la inflación de las palabras.

En la insoportable espiral de hipérboles que nos aqueja, es curioso que ahora muchos estudios de diseño tengan “CEO”. Si los que se adjudican el cargo entendieran lo que la sigla significa, sabrían que en su estructura no hay tal oficina ejecutiva sobre la cual ejercer la jefatura.

Además de lo improbable de que algún cliente se impresione ante semejante cargo en una microempresa, es bueno saber que muchos también perciben el ridículo.

Mail Linkedin Tags
7 .+